Los peruanos vivimos orgullosos de nuestras tradiciones. Inflamos el pecho como pavos reales cuando hablamos del Imperio de los Incas o de las culturas preincaicas desplegadas a lo largo de nuestro territorio. Lo mismo pasa cuando llegamos a nuestro mestizaje que trajo como producto, sobre todo, la comida, tan de moda en el mundo entero. Una de las tradiciones más arraigadas también tiene que ver con la religión, con la fe de nuestro pueblo, con el modo en el que los peruanos hemos expresado a lo largo de la historia nuestra relación con Dios. Ello se pondrá de manifiesto de manera clara en la visita del Papa Francisco, que será acompañado por diversas imágenes religiosas durante su recorrido.

No hay peruano que no asocie el mes de octubre con el color morado, con los turrones y los anticuchos, pero sobre todo con “el Señor” de los Milagros. Ese es “el Señor” que acompañará al Papa Francisco en su misa en Lima. Y lo mismo ocurrirá en Trujillo y en Puerto Maldonado, donde diversas imágenes de Jesucristo estarán presentes en los encuentros que Francisco tendrá con los fieles peruanos que irán a acompañarlo y escucharlo.

Junto a las diversas imágenes de Jesucristo también habrá algunas imágenes de la Virgen María. Y el Papa también orará en Lima delante de las reliquias de los santos peruanos. Es curioso que algo que es tan característico de la fe católica de los peruanos sea también algo que algunos provenientes de otras iglesias o confesiones cuestionan. A ellos, lo que algunos estudiosos denominan “religiosidad popular” les parece excesivo y nos acusan de ir en contra de la Biblia.

Pero no nos confundamos. Estas expresiones de la fe de la gente de a pie no van en contra de ningún mandato de Dios. No estamos adorando imágenes ni nada parecido. No hacemos más que expresar nuestra devoción a través de representaciones que nos permiten acercarnos a aquello que es trascendente e inefable, a ese Dios que nunca deja de ser Dios y que se mantiene siempre como Misterio.

 

P. Victor Hugo Miranda, SJ

Columna Religión y Vida – La República



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.