Desde el lunes 22 de abril hasta el viernes 03 de mayo se está llevando a cabo, en la sede de la ONU (Nueva York), la 18ª sesión del Foro Permanente de Naciones Unidas sobre la Cuestión Indígena denominada “Conocimientos tradicionales: generación, transmisión y protección”.

Con las participaciones de la Representación Permanente de la Santa Sede en el Consejo Indigenista Misionero (CIMI), la REPAM, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el Mining Working Group, que permanentemente convoca a las congregaciones religiosas que trabajan ante ONU, el objetivo de este encuentro es buscar la incidencia internacional como estrategia para ayudar a los pueblos originarios amazónicos a dar a conocer sus riquezas, problemáticas y luchas.

El trabajo llevado a cabo desde la semana pasada ha supuesto un nuevo impulso, pues se está intentando ayudar a responder las principales preocupaciones que tienen los pueblos amazónicos, como las empresas mineras, madereras, petroleras, agroindustriales, y los propios gobiernos, “quienes han dado la espalda a los pueblos originarios”.

De acuerdo con Sonia Olea Ferreras, de la Subcomisión Incidencia Internacional de la REPAM, durante estos días se vienen generando diferentes debates que permiten reflexionar sobre cómo “la Laudato Si puede ayudar al cuidado de la Casa Común”.

De otro lado, también se busca priorizar la cultura y costumbres de los pueblos indígenas antes que los intereses económicos y políticos. Ante ello, Jair Seixas Reis, líder indígena del pueblo maragua en Brasil, dijo: “Lo que los indígenas quieren es vivir en paz, como hemos vivido siempre. Con nuestras parteras, nuestros curanderos, nuestros peces, nuestros árboles. Sabemos cazar, pescar, plantar, sabemos vivir. Que nos dejen hacerlo como siempre lo hemos hecho”, afirmó.

Desde esa perspectiva, el Foro Permanente también aborda la importancia del próximo Sínodo Panamazónico que será realizado en octubre de este año, en Roma. Para el Padre Justino Sarmento, indígena tuyuka brasileño, es preciso que el Sínodo “sea un compromiso político-ético de la Iglesia que no puede ser eludido”, porque todo lo que se exponga sobre la Amazonía, “será un espejo para la humanidad”, agregó.

En ese sentido, los miembros presentes vendrán haciendo hincapié hasta el viernes 03 de mayo, último día del Foro Permanente, en que el papel de la Iglesia en la Amazonía es actuar ante la realidad de violación de derechos y la criminalización de tantos defensores.

Fuente: Religión Digital



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.