“Podrían ser cuatro o cinco niños a la semana”. De esta manera, el exsacerdote francés Bernard Preynat (74 años) admitió, el pasado 14 de enero, a la corte que había abusado de menores entre 7 y 15 años durante las décadas de 1980 y 1990, cuando era capellán de los Boy Scouts en Lyon.

Aunque ya no es sacerdote porque se le apartó de su cargo, esta es la primera vez que Preynat aparece en un tribunal francés para testificar sobre estas acusaciones. Asegura que no vio sus actos como “una agresión sexual, sino dar caricias… abrazos”, pero el testimonio de las víctimas es muy diferente, ya que hablan de besos en la boca y tocamientos.

El exsacerdote  ha admitido que estos actos, que con frecuencia ocurrían en un campamento de exploradores que organizaba los fines de semana, le “dieron placer sexual”. Estas acciones del francés incluso inspiraron la película francesa ‘Por la gracia de Dios’. Si Preynat es declarado culpable, se enfrentará a 10 años de prisión, ya que solo 10 asistirán al juicio como parte de la acusación, ya que muchos de estos casos han prescrito.

De otro lado, también se ha pedido la cárcel para el cardenal Philippe Barbarin, por no haber informado sobre las acusaciones contra Preynat. Barbarin ha sido condenado a 10 meses de prisión exentos de cumplimiento y deberá pagar una indemnización simbólica de un euro a ocho de las víctimas de Preynat que lo habían denunciado.

En marzo de 2019, Barbarin acudió al Vaticano para presentar personalmente su renuncia a Francisco, quien la rechazó aludiendo a la presunción de inocencia. Sin embargo, dio libertad a Barbarin de hacer lo que creyese conveniente. Este decidió “retirarse un tiempo”, quedando la diócesis de Lyon a cargo de Yves Baumgarten, vicario general y moderador de la Curia.

Fuente: Vida Nueva



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.