Por P. Victor Hugo Miranda, SJ

Mucho se ha hablado de los gestos de Francisco: lavar los pies a una mujer no creyente, no juzgar a los gays, criticar a las altas autoridades de la iglesia. También se ha dicho que estos gestos no implican cambios reales en la doctrina católica. Pero Francisco no solo es el papa de los gestos simbólicos, él también está propiciando espacios de discusión inusuales en la estructura eclesial como los sínodos, que son el mejor camino para lograr cambios reales.

El mejor ejemplo de ello es el Sínodo Amazónico que se realizó recientemente en Roma, que se suma a los sínodos sobre la familia y sobre los jóvenes, en los que han ido apareciendo temas sobre los que por primera vez se está discutiendo a niveles de posibles cambios y decisiones. Los sínodos se van convirtiendo así en las herramientas estructurales que Francisco va proponiendo para generar debates y reflexión teológica sobre problemáticas importantes en la iglesia actual. La Amazonía se convierte así en el foco de atención de la misión de la Iglesia, a partir de lo cual se discute algo tan esencial a la doctrina católica como es la transmisión de la fe. ¿Cómo llevamos el mensaje de Jesucristo a los demás en zonas donde no hay sacerdotes para celebrar las eucaristías? es la gran pregunta de fondo. Para todo católico la Eucaristía es central en la vivencia de la fe. Sin sacerdotes en zonas de misión ello es de imposible acceso para muchos creyentes.

Por ello la pregunta sobre la ordenación sacerdotal para hombres casados comprometidos con sus comunidades, y la propuesta del diaconado femenino han aparecido como posibilidades reales, lo que ha ocasionado por otro lado un gran rechazo en un sector más tradicional y conservador de la iglesia, que tilda a Francisco de hereje. No sabemos si habrá cambios pronto, lo que sí sabemos es que ya no son temas tabúes, sino que se trata de puntos sobre los que toca reflexionar, discutir teológicamente y discernir para decidir lo que más nos acerca a la voluntad de Dios.

– Publicado el 11 de noviembre de 2019 en la columna de opinión “Religión y vida” de la edición impresa del diario “La República”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.