La Associated Press desveló una carta que envió Bergolio a la Conferencia Episcopal chilena el 31 de enero de 2015. En ella, se deduce que el Papa Francisco quiso frenar el “caso Barros”, pero no pudo, puesto que intentó pedir la renuncia del actual obispo de Osorno y de otros dos prelados vinculados al pederasta Fernando karadima.

Según lo señalado, al parecer el Nuncio se adelantó  los deseos de Francisco y al ‘exhortar’ a Barros a renunciar, impidió un diálogo entre el polémico obispo y el Papa. Es así, que Barros no presentaría su renuncia voluntariamente, sino obligado por el Sumo Pontífice.  Sin embargo, la actuación del Nuncio “complicó y bloqueó” cualquier solución al tema Osorno.

Según subraya Ap, el Vaticano estaba preocupado  “por los daños colaterales que provocaría el caso del mayor cura pederasta de Chile e intentó poner en marcha un plan: pedir la renuncia y darles un año sabático a tres obispos chilenos acusados de haber encubierto los abusos de ese sacerdote”.

Se espera que durante la inminente visita del Papa a Chile, el “caso Osorno” vuelta a la palestra. Asimismo, algunas víctimas de Karidama han solicitado una reunión con Francisco, pero hasta el momento no ha habido una respuesta afirmativa.

Con información de Religión Digital



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.