Tras el rezo del Ángelus del domingo 28 de junio, el papa Francisco centró su atención en la situación Siria. Concretamente, recordó que mañana, martes 30 de junio, se celebrará la cuarta Conferencia de la Unión Europea y las Naciones Unidas para “apoyar el futuro de Siria y la región”.

“Oramos por esta importante reunión, para que pueda mejorar la dramática situación del pueblo sirio y los pueblos vecinos, especialmente Líbano, en el contexto de graves crisis sociopolíticas y económicas que la pandemia ha hecho aún más difícil”, ha dicho el Papa.

“Piensen que hay niños que tienen hambre, que no tienen que comer”, señaló. Así, invitó además a los presentes a orar “por la gente de Yemen, especialmente por los niños que sufren la grave crisis humanitaria”, así como por “los afectados por las graves inundaciones en el oeste de Ucrania”, para que puedan experimentar el consuelo del Señor y la ayuda de sus hermanos”.

“Al hacerlo, podemos experimentar la generosidad y la gratitud de Dios”, añadió Francisco. “La generosa gratitud de Dios Padre tiene en cuenta incluso el más mínimo gesto de amor y servicio prestado a los hermanos”, y es que la gratitud, como tal, “es un signo simple pero genuino del reino de Dios, que es un reino de amor gratuito y agradecido”.

Fuente: Vida Nueva



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.