El pasado 11 de mayo, el Papa Francisco instituyó el ministerio del Catequista dando reconocimiento y mayor dignidad al papel de los laicos “maestros” del Evangelio, a través de la publicación del “Motu propio Antiquum ministerium”.

Por tanto, mujeres y hombres catequistas serán reconocidos institucionalmente por su servicio en atender las necesidades pastorales de la Iglesia en la acción de educar en la fe a adultos, jóvenes o niños, una vocación que hasta ahora era poco regulada y que normalmente llevan a cabo en las parroquias muchos ‘laicos y laicas’, a veces, sin una formación formal. Algo que también cambiará.

Desde el Concilio Vaticano II, pues, se ha tomado conciencia de que “la tarea del catequista es de suma importancia”, además de necesaria para el “desarrollo de la comunidad cristiana”. Todavía hoy, continúa el Motu Proprio, “muchos catequistas capaces y tenaces” desempeñan una “misión insustituible en la transmisión y profundización de la fe”, mientras que una “larga fila” de beatos, santos y mártires catequistas “han marcado la misión de la Iglesia”, constituyendo “una fuente fecunda para toda la historia de la espiritualidad cristiana”.

Por ello, sin restar importancia a la “misión propia del Obispo, que es el primer catequista de su Diócesis”, ni a la “peculiar responsabilidad de los padres” en cuanto a la formación cristiana de sus hijos, el Papa exhorta a valorar a los laicos que colaboran en el servicio de la catequesis, saliendo al encuentro de “los muchos que esperan conocer la belleza, la bondad y la verdad de la fe cristiana.” Corresponde a los pastores – subraya además Francisco – reconocer “los ministerios laicales capaces de contribuir a la transformación de la sociedad mediante ‘la penetración de los valores cristianos en el mundo social, político y económico’”.

Por último, el Papa invita a las Conferencias Episcopales a “hacer efectivo el ministerio del catequista” estableciendo el proceso formativo y los criterios normativos necesarios para acceder a él, de forma coherente y en conformidad con el Motu proprio que puede ser acogido también, “en base a su derecho propio”, por las Iglesias orientales”.

Puede acceder al documento íntegro haciendo clic en el siguiente enlace: ‘Antiquum ministerium’: Carta apostólica en forma de ‘motu proprio’ del Papa con la que instituye el ministerio de catequista

Fuente: Conferencia Episcopal Peruana



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.