El papa sigue con “gran dolor” el empeoramiento de la situación en Ucrania después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, reconociera las repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk y enviara abiertamente tropas a estos territorios. En la parte final de la audiencia general del miércoles 23 de febrero, Francisco lamentó los esfuerzos diplomáticos de las últimas semanas no hayan conseguido que se “abran escenarios cada vez más alarmantes”.

“Como yo, muchas personas en todo el mundo sienten angustia y preocupación” por el pulso entre Rusia y Ucrania, dijo, doliéndose de que una vez más “la paz de todos se vea amenazada por intereses partidistas”.

En un llamamiento a la cordura dirigido en particular a Putin, pidió que quienes tienen “responsabilidades políticas” hagan un “examen serio de conciencia frente a Dios, que es el Dios de la paz y no la guerra, que es el Padre de todos y que nos quiere hermanos y no enemigos”.

A continuación, el Papa apeló a “todas las partes involucradas en el conflicto” para que “se abstengan” de realizar cualquier tipo de acción que pueda provocar “más sufrimiento a las poblaciones, desestabilizando la convivencia entre las naciones y desacreditando el derecho internacional”.

También invitó a los creyentes a sumarse a una jornada de oración y ayuno el próximo miércoles 2 de marzo, Miércoles de Ceniza. “Que la Reina de la paz preserve el mundo de la locura de la guerra”, dijo.

Fuente: Vida Nueva



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.