“La indignación siempre lleva a la violencia física y verbal”. Es la advertencia que lanzó el Papa hoy, 16 de marzo, durante la eucaristía matutina de Santa Marta. “Hace unos días vi un video en un móvil, un hombre que quería salir de un edificio y la policía no le dejaba”, confesó Francisco, en su homilía sobre el confinamiento decretado en varios países del mundo.

El Papa recordó cómo el individuo atacó a las autoridades del estado, lo que le hizo explicar que “la indignación es la actitud del soberbio que es pobre en su espíritu y solo vive con la ilusión de ser más”.  “También a nosotros nos puede pasar a nosotros. Es el escándalo farisaico”, alertó el Papa.

En su plegaria inicial, el Papa tuvo una vez más presente a los enfermos, pero se dirigió especialmente a las familias: “Pienso en las familias que están encerradas. Los niños no van a la escuela y tal vez sus padres no pueden salir por estar en cuarentena. Que el Señor les ayude nuevas maneras y expresiones de convivencia en esta nueva situación”.

Para Francisco, esta cuarentena “es una buena ocasión para encontrar los verdaderos afectos de las familias. Oremos por las familias, para que las relaciones en este momento florezcan, siempre para un bien mayor”.

Fuente: Vida Nueva



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.