“Con gran pesar le informamos que suspendemos nuestra colaboración con Donne Chiesa Mondo, la revista mensual del diario L’Osservatore Romano, fundada por nosotras, cuyo nacimiento permitió Benedicto XVI hace siete años y que usted siempre ha alentado y apoyado”. Con estas palabras, se dirigió Lucetta Scaraffia al Papa Francisco en una carta enviada el pasado 26 de marzo.

Y es que Scaraffia, exdirectora de este suplemento femenino, renunció esta semana junto a todo su equipo editorial, conformado por 11 mujeres, alegando que “han querido ser desacreditadas”. Esto se debe a que la revista ha venido publicando en sus ediciones pasadas casos de abusos sexuales y de poder por parte de los religiosos a las monjas, así como el maltrato a las que son expuestas al ser consideradas “sirvientas” del clero masculino.

Asimismo, el equipo del suplemento ha manifestado que la línea editorial no está siendo respaldada por el nuevo director de L’Osservatore Romano, Andrea Monda, quien está apuntando “más bien a debilitar a ‘Donne, Chiesa, Mondo’”, advirtieron.

Ante ello, han denunciando que se quiere volver a un control por parte de hombres: “Volvemos a la elección de colaboradores que aseguran la obediencia y renunciamos a toda posibilidad de abrir un verdadero diálogo, libre y valiente entre las mujeres que aman a la Iglesia en libertad”.

Según se dio a conocer, Lucetta Scaraffia publicará la última edición de ‘Done, Chiesa, Mondo’ (Mujer, Iglesia y Mundo) el 01 de abril. En ella, explicará los motivos de esta decisión.

Fuente: Vida Nueva Digital



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.