El Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR), entidad adscrita al Ministerio de Agricultura y Riego, dijo el pasado 21 de marzo que la pandemia originada por el COVID-19 es una advertencia del riesgo que es para la humanidad el comercio ilegal de animales silvestres, tanto para el consumo, como para tenerlos como mascotas.

En el marco del Día Internacional de los Bosques, la autoridad forestal dijo que los bosques desempeñan un papel fundamental para la vida en el planeta, pero cuando el ser humano lo invade de manera ilegal para extraer su riqueza natural y comercializarla en condiciones de insalubridad, pone en riesgo la vida de las personas y rompe el equilibrio ecológico.

Esta es la dura lección que debemos sacar de la pandemia: respetemos los bosques y su biodiversidad, si queremos garantizar un futuro seguro a las nuevas generaciones, dijo el director ejecutivo del SERFOR, Alberto Gonzales-Zúñiga.

El Perú tiene 73 millones de hectáreas de bosques, equivalente al 60% del territorio nacional, ocupa el noveno lugar de países con más bosques en el mundo y el segundo con mayor extensión de bosques amazónicos.

Debemos ser conscientes que los bosques desempeñan un papel clave en nuestras vidas, regulan el clima, son como esponjas que absorben y permiten la disponibilidad de agua (ríos, lagunas), son despensas de alimentos, medicinas, madera que pueden ser aprovechados de manera sostenible.

Los bosques albergan alrededor del 80% de la biodiversidad terrestre de todo el mundo. Los animales silvestres, por ejemplo, son polinizadores, permiten la dispersión de semillas y fertilización, gracias a ellos, disponemos de frutos, plantas y toda la diversidad de especies de flora silvestre.

Pero hoy los bosques se ven amenazados por actividades ilegales humanas como el cambio de uso de tierras forestales para la agricultura, la minería y cultivos ilícitos, la tala ilegal, el tráfico ilícito de fauna silvestre, entre otros delitos.

En Perú se pierde en promedio anual de 125 mil hectáreas de bosques amazónicos y con ello, se afecta a nuestra biodiversidad y se emite CO2 a la atmósfera, uno de los gases de efecto invernadero que provoca el cambio climático.

Según la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES) un millón de especies de animales y plantas están en peligro de desaparecer en las próximas décadas, que son el sustento para nuestra vida y el equilibrio natural universal. Entonces, surge la pregunta ¿Podemos seguir viviendo así? Cambiemos la manera de vivir hoy.

Fuente: Servindi



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.