En cuestión de minutos, lo que antes era una pared de 30 metros colorida y representativa de la cosmovisión shipiba  en Yarinacocha (Ucayali), se quedó en blanco. Aunque todavía no se ha confirmado quiénes ni por qué se ordenó acabar con la pintura la mañana del domingo 5 de enero, fuentes locales apuntan que la raíz de este hecho está en algún candidato o candidata al Congreso que pretendía utilizar ese espacio para pintar su propaganda de cara a las elecciones parlamentarias del 26 de enero. Así lo informó el Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica (CAAAP)

“Este trabajo lo realizamos hace unos diez u once meses entre mi persona y el compañero Sandro Vidal, por pedido de la Municipalidad de Yarinacocha”, contextualiza Paolo Roca, el artista que ve cómo su trabajo ha desaparecido; pues, como se sabe, Yarinacocha es uno de los principales atractivos turísticos de la región, no sólo por su laguna, sino también por la cultura del pueblo shipibo-konibo que es mayoría en la zona.

“Era un mural de unos 30 metros de ancho por 3 metros de alto y representaba la espiritualidad del pueblo shipibo, las danzas, leyendas… de fondo estaba el río Ucayali y en el centro estaba una figura en representación de la naturaleza”, describe Roca sobre una imagen que ya se está compartiendo masivamente en redes sociales.

El creador de este mural aclara que cuando vio la pared en blanco, aún no quiso pronunciarse. Quería saber qué iría en lugar de su mural. “Desde el primer momento hubo rumores de que, detrás de todo esto, había algún político ya que todos están pintando sus propagandas en estos días”, explica, “sin embargo, no han terminado de hacer el trabajo. ¿Por qué? Imaginamos que porque ahora están avergonzados y saben que si pintan su publicidad, pierden”.

Aunque todavía no se dan nombres, asegura que ya hay indicios, pues había unas pinturas en azul y rojo con las que, supuestamente, debía proseguir el pintado. Los medios de comunicación locales en Ucayali ya están levantando esta información y “tarde o temprano se sabrá quién ha estado detrás”, insiste.

El mural quedó de la siguiente manera:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.