Por P. Edmundo Alarcón

Una bandera que debemos levantar en el país es la defensa del medio ambiente, en especial de la Amazonía. En esta tarea están comprometidos principalmente los indígenas de las diversas etnias existentes. Ellos son los naturales cuidadores y poseedores ancestrales de estas tierras. Conocen el ritmo de la naturaleza, su vibrar, su vivir, su canto y su encanto y por eso la defienden hasta con su vida.

Precisamente, es eso lo que está pasando, porque solo en el mes de abril de este año hemos asistido al asesinato de dos defensores ambientalistas en la selva peruana, el religioso inglés Paul MacAuley (2 de abril) y Christian Javá, joven indígena Kukama y Uranina de 22 años, el pasado 17 de abril. Este último, junto a otros comuneros, fueron recibidos con una lluvia de balas cuando quisieron desalojar a invasores –madereros ilegales– que se instalaron en la zona para depredar. La pregunta que sugieren estos asesinatos es la siguiente: ¿es la selva tierra de nadie?, ¿lugar donde prima la ley de las armas?

En este contexto de violencia y asesinatos “no advertidos”, porque los medios apenas si lo notaron, es importante escuchar la voz de la selva, mirar y admirar su inquebrantable voluntad por defender la riqueza natural que tenemos. Así lo han expresado, en la XVIII sesión del Foro Permanente de las Naciones Unidas para las Cuestiones indígenas de la ONU, los nativos shipibo-konibos Ronald Suárez y Robert Guimaraes: “necesitamos que los gobiernos garanticen la transparencia, la investigación efectiva, el cumplimiento de la ley y la imposición de sanciones para las violaciones de derechos humanos y los delitos financieros y ambientales cometidos por gobiernos, empresas y financistas, a lo largo de toda la cadena de suministro, y que tomen medidas fuertes para hacer frente al crimen organizado y el comercio ilegal dentro de estas cadenas de suministro”.

– Publicado el 05 de mayo de 2019 en la columna “Religión y vida” de la edición impresa del diario “La República”.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.