“Hombre acuchilló a ex pareja y provocó incendio que mató a tres menores en Huaraz”

Ciento dieciséis mujeres fueron asesinadas por sus parejas o exparejas durante el año 2017. Los estadistas iban cerrando sus cuadros cuando la madrugada del 31 de diciembre nos sorprendió tal vez la noticia más desgarradora: una modesta vivienda era incendiada, encerrados dentro ardían siete hermanitos. Producto de este acto completamente irracional cuatro de ellos resultaron con graves quemaduras y tres fallecieron. El agresor: la expareja de su hermana mayor, un individuo que previamente la había acuchillado y huía con la hija de ambos, una pequeña de tres años. Seis meses atrás, él era el amor de su vida.

“Golpea y acuchilla en el vientre a mujer pese a que lleva varios meses de gestación”

Pienso en el filósofo esloveno Zizek a quien, paradójicamente gracias a un buen amor, conozco recientemente, quien nos dice: “¿No es el amor precisamente una especie de desequilibro cósmico?… El amor es para mí un acto extremadamente violento. Amor no es ‘los amo a todos’. Amor significa: selecciono algo y es, de nuevo, la estructura del desequilibrio. Aun cuando esto solo sea un pequeño detalle: una frágil persona individual, yo digo ‘te amo más que a cualquier cosa’. En este preciso sentido formal, el amor es el mal”.

“Regidor de Tamburco golpea a su esposa hasta mandarla al hospital”

Cuántas y cuántos hemos experimentado “amores” que desequilibraron la poca tranquilidad que logramos construir en este mundo tan acelerado, cuando asistir a clases o ir a trabajar se ven afectados por los celos de nuestra pareja, siendo muchas y muchos obligados a renunciar a sueños y proyectos; cuántas y cuántos permitimos “amores” con gritos, jalones y golpes que, con mucha suerte, tal vez aún no se han convertido en cuchilladas, desfiguraciones, estrangulamientos y asesinatos; cuántas y cuántos hemos tenido “amores” que, lejos de animar, acrecentar o valorar, solo ridiculizaron, disminuyeron y menospreciaron nuestros talentos y capacidades.

“Hallan más restos de mujer que fue descuartizada en Arequipa”

¿El amor es el mal? Con cada titular que nos asalta por las mañanas podríamos creer, como lo hace Zizek, que efectivamente el amor es el mal. Sin embargo, ese “amor” al cual nos han acostumbrado, ese “amor” machista, denigrante y opresor, ese “amor” perfecto que nos vendieron de niñas y que nos obliga a esperar al príncipe azul que hará todo por nosotras mientras permanecemos quietas y sumisas; amor racional o afectuoso, amor apasionado o apacible, amor romántico o compasivo, amor libre o posesivo, ese “amor” no es amor.

“Sujeto desfigura a su pareja por celos y es liberado”

Amar jamás te haría sentir culpable, esta sociedad con sus sistemas, instituciones, gobernantes y con siglos de patriarcado fueron fabricando a las mujeres perfectas, para ser esposas perfectas en familias únicas y perfectas que, al ser imposibles de alcanzar, no solo mantuvieron la denigración a la que siempre estuvimos sometidas, sino que acrecentaron la violencia y marginación. ¿Quién podría decirnos a quién o cómo amar? ¿Quién sino nosotras mismas, que abandonando esa falsa seguridad y dispuestas a arriesgar, encontramos nuestra propia mano para sujetar; que contemplando nuestras heridas hallamos nuestra propia caricia para sanar; que en medio del ruido y la soledad escuchamos nuestra propia palabra para alentar? Y una vez liberadas y liberados por dentro de etiquetas que nos diferencian y encasillan, dejaremos esas nocivas olas de juzgamiento social que nos llevan a ser discriminadas o asesinadas por la forma y el modo particular que elegimos para amar.

Para terminar, recuerdo a José María Rodríguez Olaizola SJ, invitándonos a amar: “Como Dios mismo ama. Si abrazas, no encadenes; si reprendes, no destruyas. No escatimes el tiempo, la ternura o las lágrimas. No aprisiones los recuerdos, no embrides las historias. Con libertad y afecto, ama; con incertidumbre y compromiso. Con el corazón en carne viva y las manos abiertas”. Solo ama.

Brigitte Rios Fuentes 

Coordinadora Regional CVX Jóvenes – Arequipa.

Agente de la Pastoral de Cárceles del Arzobispado de Arequipa

Publicado en La República



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.