La crisis política, social y económica en Haití no encuentra solución y cada vez más se agrava la situación de sus habitantes.  Las manifestaciones casi diarias y estallidos de violencia en ciudades como Puerto Príncipe, Les Cayes y Gonaïves, incrementan el número de pacientes con heridas de bala que llegan al centro de Médicos Sin Fronteras en Martissant.

En solo dos semanas, del 9 al 25 de junio, se contaron al menos 49 heridos, nueve de ellos con lesiones que ponen en peligro sus vidas.

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha informado que en los primeros tres meses del 2019, han tratado a 237 pacientes por heridas de bala (el doble del año pasado) en su centro de urgencias, ubicado en Puerto Príncipe, capital de Haití.

Asimismo, Lindis Hurum, coordinadora general de MSF, afirmó que se han instalado barricadas en las calles y en las carreteras principales de Haití. Este ambiente ha propiciado que cada vez haya menos instalaciones sanitarias públicas, escasez de personal y problemas al transportar al equipo médico, sangre y medicamentos.

Y es que, según información publicada por Vatican news, desde hace meses, los haitianos tienen cada vez menos poder adquisitivo, dado que la moneda nacional se devalúa y aumentan los precios de los combustibles. Además del estancamiento político y los escándalos.

Fuente: Vatican News



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.