El pasado 25 de agosto, las iglesias y comunidades religiosas del Perú se pronunciaron ante el peligro de la ruptura de la solidaridad en el sistema peruano, debido a la devolución de aportes a la Oficina de Normalización Previsional (ONP).

“Hemos venido acompañando de diferentes maneras a nuestro pueblo en la lucha contra la pandemia, compartiendo su dolor y alentando su esperanza. Nos solidarizamos con los más pobres de nuestro país y comprendemos su enorme necesidad económica, agravada aún más por la emergencia, a pesar de los esfuerzos para atenuarla”, inicia el mensaje.

Para el Consejo Interreligioso, la propuesta de algunos sectores políticos de disponer el retiro de los fondos depositados en el sistema nacional de pensiones es un claro atentado contra el único sustento para cientos de miles de ancianos pobres, que aportaron durante muchos años de su vida. Asimismo, la iniciativa rompe la cadena de solidaridad intergeneracional sobre la cual está basado el sistema nacional de pensiones.

Consideran que estas son medidas apresuradas que podrían lesionar gravemente las posibilidades que hoy tenemos los peruanos para construir mecanismos sociales y económicos más solidarios, y que promuevan el desarrollo humano en un sentido cada vez más pleno.

“Debemos defender y fortalecer el sistema solidario de pensiones. Además de su posible inconstitucionalidad, una medida como la propuesta corre el riesgo de no resolver los problemas de fondo sino de multiplicarlos”, añadieron.

Y es que la comunidad de religiosos afirma que la devolución indiscriminada de aportes a la seguridad previsional solo generaría su debilitamiento y acentuaría una visión individualista de los fondos previsionales en el Perú. “De todos modos, deben implementarse soluciones prontas pero realistas para atender las grandes necesidades que tienen las personas más desfavorecidas por la crisis”, insistieron.

Finalmente, invocaron al Gobierno y a los partidos políticos con representación parlamentaria, a que consensuen una política pública para paliar las graves consecuencias económicas de la pandemia entre los más vulnerables, sin trastocar la solidaridad del sistema previsional.

El documento está firmado por los copresidentes del Consejo Interreligioso del Perú: monseñor Salvador Piñeiro (arzobispo de Ayacucho), el Rev. Pedro Merino, Rabino Guillermo Bronstein (representante de la Asociación Judía del Perú); así como por monseñor Carlos Castillo, arzobispo de Lima; el Rev. Cristian Scheelje, presidente de la Unión Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas del Perú (UNICEP); el Sr. Zuheir Mustafa, presidente de la Asociación Islámica del Perú; y la Hna. María Inés Menocal, de la secretaría General de la Conferencia de Religiosos y Religiosas del Perú (CRP).

Puede leer el documento completo haciendo clic en el siguiente enlace: Comunicado del Consejo Interreligioso del Perú ante peligros por la devolución de aportes a la ONP



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.