Una desconocida epidemia está afectando a más de 100 niños indígenas del Bajo Baudó, en Chocó (Colombia). Los menores presentan los mismos síntomas como fiebre, vómito, diarrea y deshidratación.

La Defensoría del Pueblo confirmó que cinco niños, del resguardo indígena wounaan, han fallecido por esta epidemia. Hasta el momento no se ha encontrado la causa y tampoco se ha comprobado si es contagiosa.

Orlando Moya, representante legal del Consejo de Autoridades del Pueblo Wounaan de Colombia (Woundeko), afirmó que estos casos iniciaron el 23 de enero con menores de 10 años.

El coordinador del hospital del Bajo Baudó, Pablo González, afirmó que es una emergencia y que, a pesar de la presencia de médicos, no hay garantía para los niños indígenas. “Les advierto que la muerte de niños en las comunidades indígenas va a seguir mientras el gobierno nacional no ponga atención a nuestras necesidades y actúen”, dijo González.

También, comentó que esta comunidad vive en completa negligencia por parte del Estado colombiano, por esto, 80 de 100 niños indígenas sufren de desnutrición.

Luis Murillo, defensor regional del Pueblo en Chocó, declaró que cuatro de los niños fallecidos no recibieron atención médica por las dificultades que genera la violencia en la zona. Mencionó que la frecuente presencia de grupos ilegales complica la atención que requiere la comunidad indígena.

A pesar de no tener pruebas que concreten la causa de esta epidemia, Murillo señaló que podría tratarse de una enfermedad diarreica aguda, causada por mala alimentación y agua contaminada.

Actualmente, seis médicos, enfermeros, bacteriólogos e investigadores conforman la brigada de salud encargada de atender a aproximadamente cien niños enfermos. Además, se están tomando muestras y entrevistas para realizar un estudio epidemiológico que ayudará a encontrar la causa de la muerte de los niños.

Con información de Servindi

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.