El asesinato del afroamericano George Floyd, el pasado 25 de mayo, sigue desencadenando reacciones por parte de diferentes organizaciones religiosas y civiles.

En ese sentido, la Confederación Latinoamericana de Religiosos (CLAR) abogó por una “conversión personal, comunitaria y de la sociedad civil. Un cambio de ruta, confiando en que este no sea demasiado tarde”. Con estas palabras, la organización que aglutina a los religiosos del continente, expresó -el pasado 3 de junio- su solidaridad con la familia de George Floyd y las víctimas del racismo en Estados Unidos, a través de un comunicado.

A través de la Comisión de la Vida Religiosa Afro, la CLAR se mostró unida a la humillación que vive la población afrodescendiente de Estados Unidos. Un país que se hace abanderado de los derechos humanos y condena o castiga con retaliaciones económicas y políticas a otros países, especialmente de América Latina y el Caribe.

“La sangre de nuestro Hermano George grita al Dios de la vida junto con la sangre de tantos hermanos Afro de ayer y de hoy. Estamos convencidos de que Dios escucha el grito de nuestros hermanos afroamericanos y baja en su defensa, sirviéndose también de todos y cada uno de nosotros, no solo para aliviar el dolor, sino para llegar a lo que los obispos de Estados Unidos definen como un cambio sistémico profundo, que llegue a toda América y al mundo, en donde finalmente tengan cabida la justicia y la paz. No se trata de una opción, es cuestión de vida o de muerte, como decía Martín Luther King: “o nos salvamos juntos o nos hundiremos todos”.

Así la Vida Religiosa Afro, reitera su deseo de actuar como Jesús Buen Samaritano, es decir, siendo prójimo de esta comunidad en el decenio de los afrodescendientes, proclamado por la ONU para USA, Europa y América. En este sentido, aboga por que el Espíritu, fuerza creadora y transformadora, mueva a mujeres y hombres de cualquier raza o credo a creer que es posible otro sistema más justo e igual, por lo que se  compromete a construir desde ahora el Reino en esta humanidad de hoy, para que la muerte de tantos como George Floyd no sea inútil.

Finalmente, confían en que mártires y santos africanos, hombres y mujeres; alcancen a todos junto a María, la voluntad y la energía para vencer el odio y toda forma de discriminación.

Fuente: CELAM



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.