En un trabajo coordinado por el Centro de Protección a Menores (Ceprome) y distintas instancias eclesiales del continente se desarrolló el seminario web sobre la prevención del abuso sexual en la Iglesia en América Latina, el pasado 31 de julio.

Este evento permitió hacer una reflexión de carácter interdisciplinario sobre los retos en materia de prevención a partir del Vademécum publicado recientemente por la Congregación para la Doctrina de la fe.

Organizaciones como el Vatican Safeguarding Taskforce, el CCP, el CELAM, la CLAR, Conferencias Episcopales y diferentes grupos de investigación de América Latina se unieron para analizar diferentes temas relacionados con el abuso sexual de menores y adultos vulnerables, cometidos por miembros del clero y que de acuerdo con las leyes deben ser investigados por las autoridades civiles y eclesiásticas.

Una reforma espiritual

El Arzobispo de Malta y miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe, monseñor Charles Scicluna y el presidente del Centre for Child protection de la Pontificia Universidad Gregoriana; Dr. Hans Zollner; fueron los encargados de abrir la reflexión hablando de la prevención en la Iglesia y la reforma espiritual que esta situación ha implicado desde diferentes perspectivas.

Monseñor Scicluna insistió en la necesidad de escuchar a la víctima para entender la dimensión de su trauma, frente a lo cual habló de la importancia de escuchar con un silencio empático que desde el corazón entienda el sufrimiento de la víctima con respeto. Mientras que el Dr. Hans Zollner recordó que cada vez que se ignora a las víctimas, dejamos de escuchar a nuestro Señor que ha sufrido con ellas. Al respecto cuestionó si desde la Iglesia,  realmente existe un arrepentimiento y hay una firme intención de asumir la reparación frente al daño de las victimas.

El vademécum

En el siguiente segmento del seminario web, se habló del Vademécum y el Vatican Safeguarding Taskforce; temas abordados por Andrew Azzopardi representante de la organización vaticana y el Padre Jordi Bertomeu Farnós; de la Congregación para la Doctrina de la fe. En su intervención el trabajador social lamentó que miembros del clero condenados por abuso sexual, hayan sido cambiados de parroquia, país o continente poniendo en peligro a otros menores, situación que solamente refleja los alcances de la trampa del clericalismo y que no se puede actuar con indulgencia ante los pecados de estas personas que han causado hondas heridas en la Iglesia.

Por su parte el Padre Jordi Bertomeu Farnós, destacó tres aspectos del vademécum: Coherencia, fidelidad y homogeneidad; sin desconocer sus límites referentes al uso del lenguaje, la brevedad de sus parágrafos y el uso recurrente de expresiones que no son claras para quienes adelantan las investigaciones.

El dolor de las víctimas

La psicóloga Josefina Martínez y el Padre Daniel Portillo, director de CEPROME; asumieron la tercera parte del Seminario Web centrada en la Iglesia y los laicos en América Latina. Ambos hablaron de su experiencia con las víctimas, por lo que coincidieron en recordar la misión que le corresponde a la Iglesia de reconocer sus negligencias, revisar su cercanía a las situaciones humanas que por su carácter trágico nunca más deben repetirse porque oscurecen los ambientes eclesiales.

Finalmente se dirigieron al auditorio virtual el Coordinador del Consejo Pastoral para la protección Monseñor Sergio Buenanueva y la Dra. María Rosaura González Casas; del Instituto de Psicología de la Pontificia Universidad Gregoriana, para quienes el horizonte de la prevención pasa por la promoción de una nueva cultura relacional que consolide “la cultura del buen trato” en la Iglesia. Todo esto para que donde haya un religioso, una religiosa, un miembro de la Iglesia se considere como un lugar seguro para niños y niñas.

Fuente: CELAM



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.