“Con mucha preocupación constatamos que, en el actual contexto de la pandemia producida por el Coronavirus (COVID-19), el Estado no ha elaborado ni implementado estrategias y acciones efectivas y oportunas para salvaguardarla integridad y los derechos de los pueblos indígenas”. En base a esa preocupación es que, el pasado 17 de abril, el Grupo de Trabajo sobre Pueblos Indígenas de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) ha remitido una carta de dos páginas detallando, de forma escueta, una decena de “medidas urgentes” enfocadas en “garantizar y proteger la vida de los pueblos indígenas”.

Asimismo, en la parte final los miembros de este grupo proponen sostener una entrevista para “explicar nuestras propuestas y contribuir a la implementación de medidas urgentes para proteger la vida de los pueblos indígenas y evitar la propagación del Coronavirus (Covid-19) en sus territorios”.

Respecto a las medidas propuestas son:

  1. Creación de un Comité Multisectorial que integre a los gobiernos Regionales y Locales dedicado a proponer e impulsar medidas para la protección de los derechos de los pueblos indígenas frente a la propagación del COVID-19. Dicho comité debe contar con la participación activa de las organizaciones indígenas nacionales y regionales para la toma de decisiones.
  2. Distribución de alimentos y productos de limpieza a todas las comunidades, previa creación de un mecanismo de distribución y un protocolo de mitigación del contagio, el cual debe ser coordinado con las organizaciones indígenas y articulado con los gobiernos regionales y locales.
  3. Fortalecer el control territorial ejercido por los pueblos indígenas para garantizar el cierre de los accesos y salidas a las comunidades, de forma coordinada entre las organizaciones indígenas, los gobiernos locales y regionales, y los Ministerios del Interior y Defensa.
  4. Obligatoriedad para todo personal externo privado o funcionario público que ingresa a las comunidades que haya pasado por una prueba de descarte del COVID-19 y que esta tenga resultado negativo.
  5. Fortalecer el precario sistema de salud de las zonas rurales e implementar adecuadamente los centros de atención con equipos, personal y medicamentos.
  6. Creación de un protocolo de evacuación para personas que den positivo a COVID-19 en comunidades indígenas.
  7. Garantizar la protección de los pueblos indígenas en aislamiento y contacto inicial (PIACI) a través de la intangibilidad de sus territorios (cese de actividades de terceros), así como la implementación de cordones sanitarios y medidas específicas de control post-emergencia nacional. Dicha protección debe darse de forma articulada entre el Estado y las organizaciones indígenas.
  8. Tomar las medidas necesarias para que los planes de de reactivación económica post pandemia, no vulneren los derechos los pueblos indígenas ni rebajen los estándares de calidad ambiental o estándares sociales desarrollados por la Corte IDH y el Tribunal Constitucional del Perú.
  9. Trabajar en articulación con las organizaciones de pueblos indígenas protocolos comunitarios de salud y protocolos de vigilancia epidemiológica, para que estos puedan ser replicados posteriormente a nivel de las comunidades.
  10. Trabajar en articulación con las organizaciones de pueblos indígenas y dirigentes comunales, la identificación de población en alto riesgo de salud en las comunidades, creando un padrón.

Fuente: CAAAP



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.