El pasado 18 de julio, el cardenal Pedro Barreto publicó en el portal Civiltà Cattolica un extenso artículo de opinión en el que habla y analiza diversos temas como el próximo Sínodo Panamazónico, los Derechos Humanos de las comunidades indígenas y los Estados en diálogo.

En primer lugar, sobre el Sínodo que se realizará en octubre, dijo que su realización “desea contribuir en la construcción de nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”. Asimismo, recordó que su propósito “es crear las condiciones que permitan a las poblaciones que habitan el vasto e importante territorio amazónico vivir con dignidad y mirar con esperanza el futuro”.

En ese sentido, explicó que el trabajo y la misión de la Iglesia en este territorio es de acompañamiento en la vida cotidiana de las comunidades y pueblos indígenas. Asimismo, señaló que la sociedad debe aprender a respetar y valorar las contribuciones de la Amazonía, ya que su forma de entender el mundo nos puede servir para aprender de ellos. “De ninguna manera puede considerarse su presencia como una amenaza para la estabilidad o soberanía de los países particulares”, expresó. 

De otro lado, el señor cardenal también habló sobre el Documento de Trabajo publicado el pasado 17 de junio y que servirá como base del Sínodo Panamazónico, pues este recopila el amplio proceso de escucha directa que se ha realizado en los territorios amazónicos, a través de Asambleas Territoriales, foros temáticos y ruedas de conversación con los cuales se ha llegado a 87 mil personas en los nueve países que integran este territorio. “Lo que el documento expresa es en gran medida el sentir y el anhelo de muchos de los representantes del pueblo amazónico”, afirmó el obispo.

De igual forma, Barreto recuerda las palabras de Francisco, quien reconoce que los pueblos amazónicos se encuentran en un estado de vulnerabilidad por el “neo extractivismo y la fuerte presión por grandes intereses económicos que apuntan su avidez sobre petróleo, gas, madera, oro y monocultivos agroindustriales”. 

Ante ello, el Arzobispo de Huancayo considera “imprescindible realizar esfuerzos para generar espacios institucionales de respeto, reconocimiento y diálogo con los pueblos nativos, asumiendo y rescatando la cultura, lengua, tradiciones, derechos y espiritualidad que les son propias”.

“Todos juntos, cada uno desde su respectivo espacio, estamos llamados a crear las posibilidades de ese ‘futuro sereno’”, con el objetivo de “tratar de armonizar el respeto de los derechos humanos y del medioambiente por un lado, con el desarrollo económico, productivo y sostenible por el otro”, sentenció. 

Puede leer el artículo completo de monseñor Pedro Barreto haciendo click en el siguiente enlace: El Sínodo para la Amazonía y los derechos humanos



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.