La Corte Suprema confirmó ayer, 30 de enero, la sentencia que absuelve a 53 indígenas procesados por los sucesos ocurridos el 5 de junio de 2009 que dejó un saldo de 24 policías y diez nativos muertos.

Los indígenas absueltos forman parte del primer juicio del caso conocido como “curva del diablo”. El fallo absolutorio se resolvió gracias al voto dirimente de la jueza suprema Susana Castañeda Otsu.

Si bien el voto a favor de la absolución lo emitió el 5 de noviembre de 2019, recién se hizo conocido el jueves 30 al compartirse en redes sociales una sumilla de seguimiento del expediente.

La noticia despertó la algarabía de las organizaciones indígenas, defensores de derechos humanos y entidades aliadas a la causa indígena. De esta manera, quedó finalmente ratificada la sentencia de fecha 22 de septiembre de 2016 que absuelve a los procesados.

Caba destacar que de no haberse confirmado el fallo absolutorio se corría el riesgo de que se declare nula la sentencia y se lleve a cabo un nuevo juicio oral.

Fuente: Servindi



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.