El X Aniversario del Programa Caminando con Ellos se celebró en el marco del XI aniversario del Centro Loyola Ayacucho.  El día 19 de junio del presente año se desarrolló el Conversatorio: Violencia juvenil en Ayacucho: barras bravas una realidad nacional en el auditorio del Hotel Plaza, desde las 9:30 am hasta la 1:00 pm.

Se contó con la presencia del P. José Ignacio Mantecón SJ quien expuso sobre suExperiencia de trabajo con barras bravas en Lima; del Sr. Walter Oyarce Delgado quien planteó sus Reflexiones sobre las barras bravas para una cultura de paz.  Así mismo, Carmen de los Ríos Directora Centro Loyola Ayacucho presentó un video sobre los 10 años del Programa “Caminando con Ellos”; y Jane Gavilán García Responsable del programa Caminando con ellos presentó el Panorama de la barras bravas en Ayacucho y la nueva etapa de trabajo.

El Sr. Jesús Ospina,  Gerente general de la Municipalidad provincial de Huamanga presentó el compromiso del gobierno local en el trabajo con los adolescentes y jóvenes en riesgo e inmersos en violencia. La clausura del evento estuvo a cargo de la Dra. María Jara, representante de la Tercera Fiscalía de Familia, quien precisó y valoró el trabajo coordinado entre la Fiscalía de Familia de Ayacucho y el Programa “Caminado con Ellos” del Centro Loyola Ayacucho, así como también hizo un llamado a unir esfuerzos para sumarse al trabajo con los jóvenes y adolescentes en riesgo, en alto riesgo e inmersos en violencia.

El evento convocó a diferentes instituciones públicas, privadas y público en general, con el fin de visibilizar de manera abierta la problemática de las barras bravas en Ayacucho,las consecuencias que generan cuando el deporte se une a la violencia, situación que afecta a los adolescentes y jóvenes de nuestra región y las estrategias que pueden ser utilizadas para enfrentar este reto.

Las experiencias y reflexiones del P. Chiqui fueron muy enriquecedoras, así como las del Sr. Oyarce, impactando su testimonio de perdón ante el asesinato de su hijo en un estadio de futbol y por haberse convertido en un abanderado de fortalecer el futbol como deporte para la construcción de la paz trabajando con jóvenes en situación de vulnerabilidad.

En el evento se logró reflexionar sobre la potencialidad que significa el futbol como deporte reconocido mundialmente, por su amplia convocatoria, e interconexión, por los símbolos e identidad que generan entre otros, así como sobre la energía juvenil que genera y que puede ser canalizada de manera positiva en bien de los jóvenes y de la sociedad.  Se reflexionó sobre las estrategias y experiencias exitosas de trabajo con jóvenes en alto riesgo e inmersos en violencia, y se hizo un llamado a apostar por ellos con un enfoque restaurativo.  Se generaron algunos compromisos para atender y trabajar en favor de los adolescentes y jóvenes en alto riesgo desde propuestas constructivas y restaurativas dejando de lado la represión.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.