Ante la preocupante situación de contaminación ambiental que se vive en la ciudad de La Oroya, el Arzobispado de Huancayo emitió un comunicado donde lamenta la dramática situación que se vive en esa localidad. El Arzobispado recuerda que en julio del año pasado, emitió un comunicado sobre la “Posición de la Iglesia Católica ante la situación que vive La Oroya” y decía que la Iglesia está preocupada por la grave disyuntiva que se plantea ante el futuro del Complejo Metalúrgico de La Oroya – CMLO: la calidad de vida socio-ambiental o el trabajo remunerado, las ganancias de las Empresas y los impuestos que recibe el Estado. En ambos casos hay personas que se benefician y otras que resultan afectadas.

En su comunicado, el Arzobispado de Huancayo señala que la calidad del aire es esencial para la vida y la salud de las personas, y que en la actualidad los pasivos ambientales afectan de manera especial a los niños.

Agrega que el proceso de venta del Complejo Metalúrgico de La Oroya (CMLO) exige la adecuación de la calidad del aire a 80 ug/m3 para La Oroya, Ilo y Arequipa (Decreto Supremo N° 006-2013 MINAM), pese a que en el resto del país la exigencia es de 20ug/m3 como nivel máximo de dióxido de azufre (Decreto Supremo N° 003-2008 MINAM). Por ello, el Arzobispado señala que las exigencias ambientales no pueden flexibilizarse a favor de intereses económicos, poniendo en riesgo la salud y la vida de las personas. Asimismo, la preocupación laboral debe garantizar un trabajo digno y una justa indemnización de los trabajadores.

Por otro lado, en una conferencia de prensa, el Ing. Antonio Mattos, Decano del Colegio de Ingenieros del Perú, mencionó que en mayo el Colegio de Ingenieros del Perú – Consejo Departamental Junín, emitió un pronunciamiento claro, indicando que en el marco de la legislación ambiental, se debe rechazar los nuevos parámetros y continuar con el estricto cumplimiento de los niveles del parámetro vigente para el dióxido de azufre, el cual debe mantenerse en 20ug/m3, conforme a lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A su turno, Monseñor Pedro Barreto Jimeno, SJ., Arzobispo de Huancayo dijo que el pasado 6 de junio de este año, se establecieron nuevos estándares de Calidad Ambiental (ECA) para aire, mediante el D.S. N° 003-2017-MINAM, elevando la norma de la emisión del Dióxido de Azufre de 80 a 250 ug/m3. Además, lamentó que en el mes patrio, se realizará la segunda ronda de subastas.

“Con la flexibilización de los ECA para el aire y la reducción del 30% en la tercera subasta a realizarse el 26 de julio próximo, facilitará la venta del CMLO, que beneficiará a las instituciones – miembros de la Junta de Acreedores, presidida por el Ministerio de Energía y Minas”, dijo Monseñor Barreto.

Agregó que la posible reactivación del CMLO, permitirá el empleo de trabajadores en un ambiente de alta contaminación del aire, que seguirá perjudicando nocivamente su salud y la calidad de vida de las personas que viven en La Oroya y la de sus trabajadores.

“Con la venta del CMLO se condenada nuevamente a la población a vivir en un ambiente insalubre, contrario a la dignidad de la persona humana y al espíritu de Constitución Política a del Perú (Art.1). En ese sentido, debemos recordar que es obligación del Estado asegurar condiciones dignas y saludables de trabajo a la población de La Oroya, así como buscar otras alternativas de desarrollo sostenible para las familias”, dijo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *