El lunes 16 de marzo, el Arzobispado de Lima se pronunció ante el decreto del Estado de Emergencia Nacional. “Llamo a toda la feligresía a acatar y cumplir fielmente las disposiciones en todo nuestro territorio, con responsabilidad y sentido solidario”, indicó monseñor Carlos Castillo.

El primado señaló que la única manera de impedir la transmisión del Coronavirus es quedándose en casa. Por ese motivo, dijo que queda temporalmente suspendidas las celebraciones litúrgicas y sacramentales (bautizos, confirmaciones, casamientos, etc.). En el caso de las celebraciones que ya estaban programadas, pidió que sean pospuestas para después de la emergencia nacional.

También dijo que se han cancelado todas las reuniones parroquiales (grupos pastorales, comunidades, grupos de oración, cofradías, hermandades y otros similares); así como la atención en el Arzobispado y en todas las oficinas parroquiales.

Sin embargo, los teléfonos de las parroquias podrán recibir llamadas de emergencia para atender a los enfermos. Asimismo, los sacerdotes estarán disponibles con las debidas protecciones.

“Debe incentivarse la oración desde la casa, así como las misas televisadas o por las vías virtuales”, mencionó. Es por ello que el Arzobispado viene transmitiendo, a través de su página de Facebook, la santa misa de lunes a sábado a las 7 de la noche, y los domingos a las 9 de la mañana.

En cuanto a la celebración de la Semana Santa, monseñor Castillo señaló que se darán “directivas especiales” en su momento.

Finalmente, también aclaró que con fin de “evitarse claramente toda aglomeración”, se suspenden este año procesiones, peregrinaciones, visitas a iglesias, vía crucis y celebraciones masivas, así como el tocamiento y beso de imágenes.

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.