Un reciente Informe de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP), afirma que hubo 424 asesinatos de periodistas del 2006 a noviembre de 2017, de los cuales 37 pertenecen al presente año. Estos últimos se produjeron en 8 países de América Latina y El Caribe. Si bien fue México el país con más muertes, hay otros 7 países que también cuentan con algunos casos. Estos son Honduras con 5, Guatemala 2, Perú 2, República Dominicana 2, Colombia 2, Venezuela 1, y El Salvador 1.

Javier Valdez Cárdenas es uno de los 22 periodistas mexicanos que perdieron la vida durante el 2017, producto de sicariato. El corresponsal de 50 años pertenecía a La Jornada y era miembro del semanario Ríodoce. Al igual que muchos colegas, cuya suerte fue la misma, se encargaba de realizar notas relacionadas al narcotráfico, política y violencia.

Asimismo, la CEPAL afirma que, además de los 37 atentados, hubo intentos fallidos denunciados. Entre ellos, ataques, espionaje telefónico, amenazas, entre otros. Además, resaltan que esta “Eliminación sistemática” que se viene realizando a los comunicadores, se da, en su mayoría, en países donde no hay conflictos bélicos y prima la corrupción. Razón por la cual, las víctimas son periodistas que se encargan de realizar notas sobre política y narcotráfico.

En el Perú, los casos contabilizados son del periodista Julio César Moisés Mesco de 27 años y de José Feliciano Yactayo Rodriguez (50). Julio César desapareció el 11 de febrero y sus restos fueron hallados en el distrito de Ocuaje, catorce días después. Era practicante de prensa de una municipalidad local de Ica. José Yactayo, en cambio, era un reportero de televisión. Si bien era natural de Huaura, trabajaba en Lima, donde fue visto por última vez el 23 de febrero en el distrito de San Luis. Su cuerpo fue encontrado el 3 de mayo en una maleta en Andahuasi (139kim al norte de Lima).



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.